Sea esta tu primera vez pintando una pared o la décima, estos consejos y trucos te ayudaran a que el terminado sea vea perfecto.

1. Elige la pintura correcta: Tomate tu tiempo para encontrar el tipo de pintura y el tipo de lustre correcto para tu proyecto. La calidad y el tipo de pintura es tan importante como el color para lograr un buen resultado. ¿Estas confundido con la cantidad de pinturas que hay? Es importante escoger la correcta según la superficie.

2. Elige pinceles y rodillos de calidad: Si necesitas nuevos pinceles o rodillos, elige unos de buena calidad. Unos buenos pinceles y rodillos cubrirán mejor la superficie, por lo que ahorraras pintura, aparte de lograr un mejor terminado. Aunque tal vez gastes más, tendrás herramientas que podrás usar por varios años.

3. No pintes en días calurosos o húmedos: Claro, a menos que no tengas problema en esperar días a que seque la pintura. Recuerda también abrir las ventanas, no solo para que la superficie seque rápido, pero para ventilar los fuertes olores.

4. Ilumina: Una buena iluminación te ayudara a ver partes que no se hayan cubierto bien de pintura y otros errores, aparte que podrás apreciar mejor el color que elegiste. Abre las ventanas y pinta en el momento del día que este más iluminado. Usa luz artificial cuando sea necesario. Ciertos trucos de decoración te pueden ayudar a usar la luz del sol al máximo, ya sea mientras estés pintando, o en tu día a día.

5. Limpia las paredes: Si las paredes están limpias, la pintura se adherirá mejor. Usa una mezcla de agua tibia y jabón de lavar platos. Con una esponja, limpia todas las paredes de arriba a abajo. Deja la superficie secar completamente antes de comenzar a pintar. Después de pintar también es importante mantener la superficie limpia, para que el color dure más y se aprecie mejor.

6. Quita todo: Mover los muebles es sentido común, pero también recuerda remover las tapas de luz y manijas de las puertas. Si hay clavos en las paredes, quítalos también. Usa masilla de yeso para cubrir los huecos, lija y limpia el polvo.

7. Usa cinta de pintor: No seas orgulloso, aunque pienses que no la necesitas, lograras un mejor trabajo con ella. Otra ventaja es que podrás pintar más rápido, sin preocuparte tanto por los detalles. Cubre los interruptores que no puedas quitar, el borde del piso y el del techo, si no lo piensas pintar.

8. Pinta de arriba abajo: Y esto incluye el techo. Píntalo primero, y luego las partes más altas de la pared. Si es posible, trata de pintar de arriba abajo sin parar en el medio. De esta manera no caerán gotas en partes que ya se han pintado.

9. No uses mucha pintura: Cada capa debe ser delgada. No uses más pintura solo para terminar rápido, ya que secara lento, y tendrás un resultado con burbujas. Usa poca pintura, déjala secar, y si es necesario pinta mas capas. No te arrepentirás de haberte tomado tu tiempo.

10. Deja secar completamente: Tanto si necesitas pintar más capas como si ya terminaste el trabajo, necesitas dejar que la pintura seque completamente. Si esta no seca bien antes de otra capa, la superficie no se vera para nada bien al agregarle mas encima. Deja que la pintura cure por lo menos 24 horas antes de usar de nuevo el ambiente cuando hayas terminado, para evitar que se hagan marcas.